El saque en el padel, técnicas y formas

La obligatoriedad del servicio lo convierte en uno de los golpes más importantes a la hora de jugar a este maravilloso deporte.

En esta nota develamos los distintos tipos y la técnica para mejorarlo.

Si una volea puede finalizar un punto, el pistoletazo de salida del mismo lo marca el saque. Se trata de un golpeo que requiere una técnica específica y, como cualquier otro movimiento, se nutre de unos fundamentos y de un reglamento que los aficionados deben conocer y practicar para poder dominarlo a la perfección. Su uso adecuado puede ayudarte a tomar la iniciativa del juego, marcando el ritmo de cada punto.

Según la etapa en la que se encuentre cada aficionado, el uso de este golpe irá cambiando a medida que se vaya adquiriendo un mayor nivel. El principiante siempre intentará pasar, de la manera más fácil posible, la bola al campo contrario. Uno de sus principales objetivos será el de evitar posibles faltas de saque. Por su parte, un jugador más curtido utilizará esta acción como recurso para ganar el punto de la forma más eficaz, corriendo más riesgos a la hora de servir.

Sim embargo, los jugadores de talla mundial no suelen recurrir al saque como medio de ataque… Esa ‘ofensiva’ vendrá después. El sacador lo que quiere es llegar a la red antes de que el oponente devuelva el saque con el objetivo de ganarla, por ello debe imprimir menos potencia. En esos niveles tan altos, un saque directo es muy difícil que se convierta en un punto a favor.

Para realizar un saque correcto habría que seguir una serie de directrices. El primer paso es la colocación del cuerpo en la pista. Las piernas deberán estar detrás de la línea de saque con el cuerpo ligeramente adelantado. De esa manera, se logrará el equilibrio adecuado y, a la hora de ejecutar el golpe, recordar que se debe impactar con la bola por debajo de la cadera, con lo que se evitará una posible falta de saque. Estas pautas son esenciales para realizar el golpe correctamente.

Cuando la técnica y el reglamento estén controlados, sólo habrá que dar el estilo personal al saque. Hay varias posibilidades. Cuando estás en proceso de aprendizaje el recurso más utilizado es el  plano, con el que se busca pasar la bola por encima de la red para no cometer una falta de saque.

El saque liftado es una de las grandes opciones para un servicio de nivel. Su ejecución está marcada por un pequeño roce que hace que la bola caiga en picado en el campo rival, proporcionando al bote un efecto vertiginoso. Eso complicará el resto.

Por último, el saque cortado. Es uno de los más utilizados por los jugadores profesionales. Su ejecución es parecida a la del liftado, pero la bola se golpea de arriba hacia abajo, cogiendo menos altura y frenándose al botar, al contrario que el anterior.

Otro de los conceptos que más está cambiando en los últimos años es la colocación en el campo. Estrategias de posicionamiento en el saque que marcarán tu estilo de juego y el de tu compañero.

El saque a la australiana es cada vez más utilizado. Cada miembro de la pareja se especializa en su posición, una estrategia perfecta para jugadores que sólo jueguen en la derecha o en el revés.

El saque a la vasca ha sido el último en llegar. El compañero del jugador que se dispone a sacar establece una pantalla visual entre el restador y su compañero, lo que impide al primero visualizar con claridad su movimiento, haciendo más difícil el resto. Pero se corren ciertos ‘riesgos’ ya que si no hay buena coordinación en la pareja, el jugador que está en medio puede ser golpeado cuando su pareja realiza el saque.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *